lunes, enero 26


ENTREVISTA CON PEDRO CONTHE, PRESIDENTE DE LA SEMI, PUBLICADA EN REDACCIÓN MEDICA (27-1-2009).
Extracto

En el último Congreso Nacional de la SEMI, celebrado en La Coruña, no pareció deducirse un buen entendimiento del internista con algunas otras especialidades, en concreto con la Geriatría…Si la Geriatría funcionase mejor, sin duda habría mucha patología del anciano que no tendría que resolverse en el medio hospitalario. Es decir, pensamos que los geriatras desarrollan un gran papel en el medio sociosanitario. Sin embargo, no creemos que estos especialistas deban acaparar la asistencia del paciente de edad avanzada, porque eso nos atañe, en realidad, a todos los clínicos.



¿Y la posibilidad de crear una especialidad de Urgencias?


No desearía a nadie ser urgenciólogo. En las urgencias trabajan médicos procedentes de muy diversos ámbitos, y sería un error histórico crear una especialidad porque resulta muy difícil mantenerse en ese tipo de atención. Si se creara, lo que sucedería es que optarían por ella aquéllos médicos que no pudieran acceder al ejercicio de cualquier otra especialidad. Alguno habría con vocación pero, en general, la escogerían quienes no vieran otra salida en su carrera.

2 comentarios:

Francisco Aramburu dijo...

¿Cuál es el futuro de la especialidad de Interna?

No desearía a nadie ser internista. Porque resulta muy aburrido mantenerse en ese tipo de atención. Lo que sucede con esta especialidad es que optan a ella aquellos médicos que no pueden acceder al ejercicio de cualquier otra especialidad mas interesante, por ejemplo Urgencias. Alguno habrá con vocación pero, en general, la escogen quienes no ven o no pueden tener otra salida en su carrera.

Fede dijo...

Eso que dice el Presidente de la SEMI es toda una declaración de intenciones. La razón para negar el reconocimiento a Urgencias (actividad sanitaria no programada) es que la dureza del trabajo lo hace imposible de soportar nada más que unos pocos años, y ésto sólo lo puede elegir el que no ha podido lograr otra salida.
Con esta opinión, en primer lugar, confirma la realidad de Urgencias. Y también confirma que la actividad programada es para trabajar cómodo, sin estress, y sin preocuparse de la demanda que queda pendiente de atención, y que ese trabajo sólo es accesible a una élite. Para lo demás está Urgencias.

Y que la Administración no diga nada de ese planteamiento, también sirve para conocer sus intenciones. Acepta la situación actual, pues el sistema está dotado de un colchón (se reconoce también a Urgencias) que da tranquilidad a la Administración, y que captura a todo aquél que llega a Urgencias con algún problema importante.

La SEMI y la Administración, piensan que Urgencias se puede atender con una formación básica, y que no se necesita una formación específica.

Se piensa poco en los ciudadanos cuando caen enfermos. Y no se contempla, la SEMES tampoco, a los actuales médicos de Urgencias.

Un cordial saludo.